Principios Éticos de la Permacultura


Principios Eticos

  1. Cuidar la Tierra
    Significa cuidar de todas las cosas vivientes y no vivientes: suelos, especies y sus variedades, atmósfera, bosques, microhábitats, animales y aguas. Esto implica la realización de actividades inofensivas y restauradoras, la conservación activa, el uso ético y frugal de los recursos. Todas las acciones emprendidas tienen que ser de tal manera que los ecosistemas queden sustancialmente intactos y capaces de funcionar saludablemente.
    El "Cuidar la Tierra" funciona junto con el "Principio de Precaución" y  la regla de "Usar sólo lo Necesario".
    El Principio de Precaución se refiere a que todas las actividades son ecodestructivas a menos que se demuestre lo contrario.
    La regla de usar sólo lo necesario, propone dejar intacto cualquier sistema natural, hasta que, por estricta necesidad, nos veamos forzados a usarlo.
  2. Cuidar la Gente
    Estimula la ayuda mutua entre la gente y las comunidades. Las necesidades básicas de alimento, abrigo, educación, trabajo satisfactorio y contacto humano y convivencia se han tenido en cuenta. El cuidado de la gente es importante, ya que a pesar de ser una pequeña parte de los sistemas totales de vida, nosotros hacemos un impacto decisivo en ellos. Si podemos satisfacer de manera simple nuestras necesidades básicas, no necesitamos hacer prácticas destructivas a gran escala contra la tierra.
  3. Reparto equitativo de los recursos
    Se trata de la  contribución del tiempo, dinero y energía excedentes para lograr los objetivos enfocados al cuidado de la gente y de la tierra. Después de haber cuidado de nuestras necesidades básicas y diseñado nuestros sistemas hacia lo mejor de nuestra habilidad, podemos extender nuestra influencias y energías en ayudar a otros a lograr este enfoque.

    Para considerar el reparto equitativo y la necesidad de limitar las necesidades, la población y el consumo, hay que entender dos conceptos importantes, la Capacidad de Carga, y la Huella Ecológica.

    El concepto de Capacidad de Carga  nos dice que todo ecosistema tiene una aptitud limitada para albergar cualquier especie de planta o animal.

    Para investigar los requerimientos de capacidad de carga de una comunidad se mide  la Huella Ecológica de esa comunidad: Se calculan las necesidades requeridas y los desechos que hay que absorber, y esto se expresa en términos de superficie de terreno necesario para hacer esa actividad. Si eso no cabe en la superficie que dispone, quiere decir que debe ocuparse terreno de otra comunidad. Ese terreno fuera de los límites se le llama capacidad de carga adquirida (CCA). Se calcula que la mayoría de las áreas metropolitanas requieren una CCA altamente mayor al espacio que ocupan.

    Formas en que se puede implementar la ética del cuidado de la tierra en nuestras vidas:

    •     Planificando en pro de la sostenibilidad, pensando las consecuencias de todas las acciones a largo plazo
    •     Planificando en escala pequeña, con un uso de la energía eficiente e intensivo
    •     Viendo soluciones en vez de problemas
    •     Usando todo a su nivel óptimo y reciclando los desperdicios
    •     Reforestando la tierra y restaurando la fertilidad del suelo
    •     Utilizando sistemas de baja energía como el sol, viento y agua, y sistemas biológicos (plantas y animales).     Estos conservan y generan energía
    •     Ayudando a la gente para que sea autosuficiente y promocionando la responsabilidad comunitaria

    Todo funciona en ambas direcciones: todo recurso tiene una ventaja o una desventaja, dependiendo del uso que hagamos de él. Las desventajas pueden ser vistas como problemas y podemos invertir mucho tiempo en eliminar el problema. Pero también podríamos verla como un recurso positivo y utilizarla en nuestro beneficio.